Piel:

Instrucciones para el cuidado: Mantener alejado de la luz solar para evitar cualquier tipo de decoloración. Secar cualquier líquido inmediatamente. Limpiar con un limpiador de piel o agua tibia y jabón suave. Secar cualquier residuo de jabón con agua dulce. No utilizar aceites ni disolventes sobre la piel.

Tela:

Instrucciones para el cuidado: Para manchas suaves rociar un poco de champú en seco en una esponja húmeda y frotar cuidadosamente donde esté la mancha, siguiendo las instrucciones del fabricante del champú. Para manchas persistentes utilizar champú espumoso o agua con jabón caliente. Limpiar cuidadosamente la zona donde esté la mancha enjuagando pero sin poner la tela tapizada en remojo.

Microfibra:

Instrucciones para el cuidado: Para prevenir la acumulación de aceites o suciedad, es necesario un buen lavado ocasional con productos de limpieza para muebles de microfibra.

Fibra de vidrio:

Instrucciones para el cuidado: Aplicar jabón y agua y utilizar una toalla húmeda. Secar la superficie con una toalla o tejido limpio. Para devolverle el brillo debe aplicar cera para pulir la superficie.

Plástico:

Instrucciones para el cuidado: Limpiar con agua caliente y detergente de uso general. Enjuagar y secar con una toalla suave para prevenir manchas de agua. Terminar con una capa de cera de coches para un brillo impermeable al agua. Evitar el uso de limpiadores que contienen disolventes ya que algunos podrían ablandar el plástico.

Madera:

Instrucciones para el cuidado: Evitar exponer mobiliario de madera al calor o a la luz del sol y evitar el contacto con objetos calientes, productos higiénicos agresivos o agua. Eliminar las manchas de líquidos de inmediato para prevenir cualquier daño a la superficie. Utilizar mobiliario de madera únicamente en interiores a menos que sean para uso externo.
Acabado lacado: Utilizar una toalla suave y seca. Si hay suciedad, utilizar un trapo húmedo y secar posteriormente. Para pulir, utilizar un pulverizador de uso diario.
Acabado pintado: Eliminar el polvo con un trapo húmedo. Limpiar con un detergente no abrasivo y agua caliente. Enjuagar con agua y seca la superficie con un trapo suave. Las superficies pintadas normalmente no requieren del uso de pulverizadores. No utilizar aceites o pulverizadores que contengan aceite.

Mármol:

Instrucciones para el cuidado: Los líquidos pueden dejar manchas en la superficie del mármol por lo que es aconsejable secar cualquier tipo de líquido lo antes posible. Para la limpieza diaria, utilizar solo detergentes suaves o limpiador de mármol con PH 7.

Vidrio:

Instrucciones para el cuidado: Limpiar con agua y detergente suave o utilizar un limpiador de cristales. Para mejores resultados utilizar una tela de microfibra húmeda y secar con una tela suave.

Acero inoxidable:

Instrucciones para el cuidado: Limpiar con una tela de microfibra húmeda y un limpiador o pulverizador de uso general. Evitar limpiadores altamente ácidos, alcalinos o abrasivos ya que estos podrían dañar la capa protectora.